Argentina impulsa la agenda regional de defensa del consumidor en el MERCOSUR

La Dirección Nacional de Defensa del Consumidor participó de la reunión anual del Comité Técnico N°7 de Defensa del Consumidor del MERCOSUR, que tuvo lugar los días 19 y 20 de mayo en Montevideo,República Oriental del Uruguay.


La Dirección Nacional de Defensa del Consumidor participó de la reunión anual del Comité Técnico N°7 de Defensa del Consumidor del MERCOSUR, que tuvo lugar los días 19 y 20 de mayo en Montevideo,República Oriental del Uruguay.

Como representante de la delegación argentina, el Director Nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño, afirmó que Argentina “busca alentar el relanzamiento del CT7 como ámbito de diálogo y definición de políticas regionales, dándole un fuerte papel a la participación de actores de la sociedad civil”. “Además –continuó- impulsaremos la cooperación entre los países miembro para que las políticas de defensa del consumidor sean cada vez más visibles para la sociedad”.

En este sentido, la delegación argentina presentó, dentro de los paneles de trabajo, la nueva herramienta de información de precios al consumidor, Precios Claros.

Las delegaciones de los países miembro trabajaron en consensuar el procedimiento de alertas que llevaba cinco años sin avances y cuyo texto final se aprobó para ponerlo a consideración de la Comisión de Comercio del MERCOSUR. Se trata de procedimientos comunes para generar alertas rápidas sobre productos que pudieran ser nocivos o peligrosos y así afectar a los consumidores.

Por otra parte, Argentina y Paraguay definieron que trabajarán en una propuesta de aplicación móvil para fortalecer los derechos del consumidor turista y visitante validada para todos los Estados miembros.

El Comité Técnico de Defensa del Consumidor es un ámbito de encuentro de todas las autoridades de aplicación de las leyes de defensa del consumidor de los países miembro del MERCOSUR. Tiene como objetivos la armonización normativa, el intercambio de información, el análisis de problemáticas compartidas en la región y la adopción de políticas de defensa de los consumidores comunes a todos los países.