Andrés Capria, de Domingo Capria S.A.: “Lo nuestro es innovar”

Financiarse para invertir, crecer e innovar es el camino elegido por la empresa Domingo Capria S.A., una metalúrgica cuyo producto principal es la ingeniería de precisión, que fabrica piezas de hierro y acero para los sectores petroleros, gasíferos y mineros, entre otros, y provee a grandes empresas.


Financiarse para invertir, crecer e innovar es el camino elegido por la empresa Domingo Capria S.A., una metalúrgica cuyo producto principal es la ingeniería de precisión, que fabrica piezas de hierro y acero para los sectores petroleros, gasíferos y mineros, entre otros, y provee a grandes empresas.

Andrés Capria, el director de la firma, explica qué es lo que para él marca la diferencia: “La ingeniería, la innovación y el ser flexibles es cosa de todos los días para nosotros; si tenemos que hacer un producto standard sería un costo muy alto y no se justifica”.

Con ese espíritu, solicitaron y obtuvieron un crédito de 6 millones de pesos del Banco de Inversiones y Comercio Exterior (BICE) – ahora bajo la órbita del Ministerio de Producción – que será destinado a ampliar su planta productiva y la instalación eléctrica de la misma, con el objetivo de enfrentar nuevos desafíos.

Capria destaca la relación que pudieron establecer con el BICE y la eficiencia y rapidez con la que les aprobaron el crédito: “Podremos producir más, ampliar nuestra plantilla de empleados y generar trabajo indirecto a través de nuestros proveedores, que son varios”.

Uno de los últimos desarrollos de la empresa es la producción de grúas y ascensores de costa que sirven para levantar embarcaciones. Se trata de un sistema automatizado de movimiento e izaje para las principales guarderías náuticas y complejos con salida al río del país.

Ahora, están generando innovación tecnológica a partir de la producción de estacionamientos automáticos de autos que optimizan mucho el espacio de guardado, realizando desde la investigación y el desarrollo hasta la parte mecánica.

Capria era un empresa que exportaba más del 50% de su producción a mercados como México, Venezuela, Indonesia, Europa, Estados Unidos y Canadá. Luego se complicó la exportación y se centraron en el mercado interno, sin descuidar esos clientes para no perderlos, a pesar de que ahora sólo exportan menos del 5% de la producción.

Corren nuevos tiempos y crecen las expectativas: con innovación, desarrollo, espíritu emprendedor y confianza en la Argentina, Capria siempre busca ir un poco más allá.