Los consumidores ahora podrán resolver sus reclamos hasta $10 mil con Banco Galicia en los Tribunales Arbitrales de Consumo

La Dirección Nacional de Defensa del Consumidor firmó un convenio con el Banco Galicia, por el cual la entidad bancaria se comprometió a aumentar el monto máximo para aceptar reclamos de los consumidores ante los Tribunales Arbitrales de Consumo.


. El monto de los reclamos que aceptaba el Banco en los Tribunales era de $1.000. Con la firma de un nuevo acuerdo, el monto pasa a $10 mil.

. El Sistema Nacional de Arbitraje de Consumo es un mecanismo alternativo de resolución de conflictos que complementa a la Justicia.

La Dirección Nacional de Defensa del Consumidor firmó un convenio con el Banco Galicia, por el cual la entidad bancaria se comprometió a aumentar el monto máximo para aceptar reclamos de los consumidores ante los Tribunales Arbitrales de Consumo.

Desde 1999, año de adhesión del Banco Galicia al sistema, el monto máximo para aceptar reclamos era de $1.000.  A partir de la firma del acuerdo, los consumidores podrán resolver sus reclamos con esta entidad bancaria con un tope de $10 mil dentro del marco de los Tribunales Arbitrales de Consumo.

De la firma del convenio participaron el director nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño, y por Banco Galicia, el jefe de Litigios, Facundo Raggio y el jefe de Defensa del Consumidor, Daniel González Camus.

Blanco Muiño destacó el compromiso de la entidad bancaria en la resolución de conflictos con los consumidores y recalcó que el acuerdo “actualiza los montos reclamados a los valores actuales de la economía”.

Sobre el Sistema Nacional de Arbitraje de Consumo

El Sistema Nacional de Arbitraje de Consumo es un mecanismo alternativo de resolución de conflictos que complementa a la Justicia. Fue concebido para recomponer las relaciones deterioradas entre proveedores de bienes y servicios y consumidores o usuarios. Es un sistema voluntario, gratuito para el consumidor y sus decisiones tienen carácter vinculante y ejecutivo.

Las empresas se adhieren al sistema de forma voluntaria y pueden hacerlo a través de una oferta total o limitada, es decir, sin montos máximos o fijando un tope para aceptar el arbitraje.