El Senado aprobó la Ley Autopartista Nacional

La iniciativa busca generar inversiones para la creación de 30.000 nuevos empleos en la cadena automotriz-autopartista. Las terminales y PyMEs que produzcan con más de 30% de componentes nacionales recibirán beneficios fiscales.


o La iniciativa busca generar inversiones para la creación de 30.000 nuevos empleos en la cadena automotriz-autopartista.

o Terminales automotrices y PyMEs que produzcan con más de 30% de componentes nacionales recibirán beneficios fiscales.

o El proyecto busca que las empresas radiquen sus inversiones en el país, generen empleo y proveedores nacionales, y proyecten su crecimiento en el mercado argentino como plataforma productiva global.

o Incluye a productores de maquinaria agrícola y vial autopropulsada.

 

Buenos Aires, 13 de julio de 2016 – El Senado aprobó hoy la Ley Autopartista Nacional, cuyo objetivo es lograr más inversiones que aumenten los componentes nacionales en la producción automotriz y que generen 30.000 nuevos puestos de trabajo.

El proyecto contempla a las terminales, sistemistas y autopartistas, y tiene como incentivo  principal un bono electrónico de crédito fiscal para el pago de impuestos nacionales por un monto proporcional al valor de compra de autopartes locales. Por cada punto de incremento en la integración nacional el beneficio aumentará 0.6 puntos.

El secretario de Industria y Servicios Martín Etchegoyen señaló: “Esta ley es fruto del diálogo de distintos sectores: sindicatos, empresas y amplios sectores políticos. Con esta ley, apuntamos a que cada vez más piezas sean producidas en nuestro país generando oportunidades para cientos de PyMEs de la industria de autopartes. Queremos que se capitalicen, produzcan más y mejor y ganen mercados internacionales.”

El proyecto de ley fue desarrollado originalmente por el diputado Oscar Romero del bloque Justicialista y trabajado por el Ministerio de Producción junto a diputados de diversas fuerzas políticas, el Sindicato de Mecánicos y Afines del Sector Automotriz, lasPyMEs y las terminales automotrices.

Las automotrices que cumplan con los requisitos recibirán una ayuda fiscal que va del 4 al 15 por ciento del valor de las partes y piezas adquiridas en el país. Para obtenerlo deberán ser:

o  Plataformas exclusivas Mercosur. Que sean autos que las automotrices decidan producir solo en la Argentina.

o  Contenido mínimo nacional, medido pieza por pieza, mayor o igual a 30% en autos y 25% en utilitarios.

Además, las empresas que adhieran al sistema deben comprometerse a no reducir su plantel de trabajadores.

 

Características del proyecto de ley

Ofrece los siguientes incentivos:

o Otorgamiento de un bono electrónico de crédito fiscal para el pago de impuestos en función del nivel de integración local de autopartes

o Reducción de derechos de importación con origen extrazona (D.I.E) al 0% para operaciones destinadas a la compra de moldes y matrices

o Anticipo del 15% del beneficio para el desarrollo de proveedores durante los cinco primeros años de vigencia del régimen

o Creación del Consejo Consultivo del régimen como un espacio para fortalecer la coordinación público-privada en torno a la aplicación del presente

o El contenido mínimo nacional (CMN) necesario para que un bien ingrese al régimen varía en un rango de entre 15% y un 30% dependiendo del tipo de bien que se trate. El cálculo del CMN se realiza como la proporción del valor de compras de autopartes de origen nacional sobre el valor total de las compras de autopartes. Aquellas empresas que acrediten el desarrollo de proveedores y su internacionalización pueden obtener hasta un reconocimiento de 5 puntos porcentuales adicionales en el cálculo del CMN.

o El cálculo del beneficio se realiza en base a escalas de integración local. Dicho beneficio varía entre el 4% y el 15% del total de compras de autopartes nacionales en función del nivel de CMN alcanzado por cada una de las empresas. Además, cabe resaltar que el beneficio se hace extensivo a la compra de matrices y moldes fabricados en el país.

o Las empresas pueden solicitar su acogimiento al régimen durante los 10 años posteriores a la sanción del mismo, extendiéndose el beneficio por 2 años más para aquellas empresas que ingresen al mismo con posterioridad al quinto año de vigencia. El costo de verificación y contralor del régimen estará a cargo de las empresas signatarias y acogidas al mismo.