El BICE administrará nuevos fondos para el sector azucarero

El BICE (Banco de Inversión y Comercio Exterior) administrará nuevos fondos destinados a proyectos de inversión de empresas azucareras del norte del país, en el marco del Programa para Incrementar la Competitividad del Sector Azucarero (PROICSA).


· Apunta a incrementar la producción diaria de bioetanol en 350 m3 y de molienda de azúcar en 4700 toneladas diarias

El BICE (Banco de Inversión y Comercio Exterior) administrará nuevos fondos destinados a proyectos de inversión de empresas azucareras del norte del país, en el marco del Programa para Incrementar la Competitividad del Sector Azucarero (PROICSA), que es ejecutado por la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agroindustria de la Nación. La Convocatoria para la presentación de las nuevas iniciativas cerró el viernes último.

En carácter de fiduciario, la entidad financiera participa desde 2013 de dicho programa, que lleva comprometidos fondos a empresas del sector por USD 33 millones, los cuales se esperan duplicar con la nueva convocatoria. Además, el Banco realizará un análisis técnico no vinculante sobre los proyectos presentados.

A partir del financiamiento otorgado, se prevé incrementar la capacidad de producción de bioetanol en 350 m3 al día, así como aumentar la capacidad de molienda de azúcar en 4700 toneladas diarias.

Los proyectos financiables son aquellos impulsados por empresas azucareras, ingenios o grupos económicos ubicados en las provincias de Jujuy, Salta y Tucumán, que tengan como destino los siguientes componentes: construcción, instalación, ampliación y/o mejora de plantas productoras de bioetanol o plantas de tratamiento de efluentes provenientes de la actividad industrial; mejoras de la infraestructura y los equipos existentes de molienda y de fabricación de azúcar; la construcción de instalaciones y la adquisición de equipamiento para riego tecnificado.

El PROICSA, que es un instrumento de política pública, cuenta con financiamiento de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) y tiene como objetivo promover la competitividad de la industria azucarera del norte argentino a través de una estrategia de transformación y diversificación productiva, fundamentada en la creación de incentivos a la producción de etanol en un marco de sostenibilidad ambiental y social y el apoyo a los pequeños productores de caña de azúcar.

En su rol de Banco de Desarrollo, el BICE administra una cartera de fideicomisos que asciende a $60.000 millones correspondiente a proyectos públicos y privados esenciales para la promoción del crecimiento del país, con un papel protagónico en los sectores energético, de abastecimiento eléctrico y fibra óptica.