Argentina asumió la presidencia de la Red de Consumo Seguro y Salud de la Organización de Estados Americanos

La Red promueve, a nivel interamericano, la protección de los derechos de los consumidores en relación a la seguridad de los productos y su impacto en la salud.


 

  • En Buenos Aires, durante el plenario de la Red, Argentina asumió la conducción del organismo por un año.
  • La Red promueve, a nivel interamericano, la protección de los derechos de los consumidores en relación a la seguridad de los productos y su impacto en la salud.

 

Argentina asumió por un año la presidencia de la Red de Consumo Seguro y Salud, dependiente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en el marco de la tercera reunión ordinaria anual del plenario de la Red, que se celebró en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería.

 

La Red de Consumo Seguro y Salud es un mecanismo interamericano de carácter interdisciplinario, especializado en promover la protección de los derechos de los consumidores en relación a la seguridad de los productos y el impacto en su salud.

 

La presidencia argentina será ejercida por la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor de la Secretaría de Comercio. Su titular, Fernando Blanco Muiño, expresó que “en este nuevo mundo donde la tecnología produce cambios continuamente, como consumidores nos vemos afectados a diario por la experimentación que realizan las empresas en sus políticas comerciales, las cuales impactan en la seguridad de los productos y la salud de la población”. “Por ello, desde los organismos de protección debemos trabajar en red, conectados y atentos a esos cambios”, agregó.

 

Del acto participaron funcionarios de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), además de delegaciones de 17 países miembros de la Red. También estuvieron presentes el presidente de la comisión de relaciones exteriores y culto del Senado, Julio Cobos; el subsecretario de Relaciones Exteriores, embajador Gustavo Zlauvinen; el director del programa global de justicia y protección del consumidor de Consumers InternationaI, Antonino Serra Cambaceres; vocales de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y miembros del Consejo Federal del Consumo (COFEDEC), que agrupa a los funcionarios provinciales de defensa del consumidor.

 

Blanco Muiño, además, expuso los objetivos que perseguirá Argentina durante la presidencia de la Red: “apuntaremos a integrar a los países de la América anglosajona, para que todos conformemos una única América en materia de defensa de los consumidores. Trabajaremos para sumar a los países que aún no forman parte de la Red y para lograr un vínculo cada vez más fuerte entre sector público, privado y sociedad civil”.

 

Por último, el funcionario destacó que bajo la gestión argentina se intentará informatizar en su totalidad el Sistema Interamericano de Alertas Rápidas, para lo cual puso a disposición de la Red los equipos del Ministerio de Modernización de la Nación.

 

Taller sobre seguridad de productos

 

Además del plenario de la Red, en la Secretaría de Comercio se realizará el taller “La seguridad de los productos en los mercados de las Américas: la evaluación de la conformidad y la protección de la salud de los consumidores”.

 

Entre otros temas, distintos paneles tratarán la seguridad de juguetes, la problemática del mobiliario infantil, los accidentes de consumo, la seguridad eléctrica, el procedimiento de recalls (alertas tempranas) y la seguridad de los vehículos. Expondrán especialistas y funcionarios nacionales y extranjeros de los países miembros de la Red de Consumo Seguro y Salud.

 

 

Sobre la Red de Consumo Seguro y Salud (RCSS)

 

En un contexto de mercados globalizados y dinámicos, asimetrías de información y de poder de mercado entre consumidores y proveedores, las personas están expuestas a productos inseguros que pueden causar graves afecciones de salud y riesgos a su vida y propiedad. Además, en la medida que las jurisdicciones más desarrolladas fortalecen su capacidad de vigilancia y la cooperación entre ellas para evitar el ingreso de productos inseguros a sus territorios, aumentan las probabilidades de que los productos inseguros sean desviados a países con niveles de protección más bajos.

En ese contexto, los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA), basados en la Carta de la OEA, en Declaraciones de Jefas y Jefes de Estado y Gobierno de la región y en sucesivas resoluciones de la Asamblea General desde el año 2009, apoyaron la creación de la Red Consumo Seguro y Salud (RCSS), con el objetivo de fortalecer las capacidades nacionales y regionales de cooperación con el fin de permitir la detección temprana de los productos de consumo peligrosos y la adopción de acciones coordinadas entre los organismos competentes, y así prevenir que los riesgos se materialicen en daños a las personas consumidoras de las Américas.