Por primera vez, se fabricará hormigón ecológico en Argentina

Además del ladrillo tradicional, existe un material ecológico que se usa en gran parte del mundo y es 100% reciclable: el HCCA, Hormigón Celular Curado en Autoclave. En la localidad de Fray Luis Beltrán, a un costado de la autopista que conecta las ciudades de Rosario y Santa Fe, se está construyendo la primera fábrica […]


Además del ladrillo tradicional, existe un material ecológico que se usa en gran parte del mundo y es 100% reciclable: el HCCA, Hormigón Celular Curado en Autoclave. En la localidad de Fray Luis Beltrán, a un costado de la autopista que conecta las ciudades de Rosario y Santa Fe, se está construyendo la primera fábrica de HCCA del país. Se trata de la firma Brimax, un proyecto conjunto entre las empresas argentinas Brayco y Pecam y la holandesa Aircrete, que invirtieron 20 millones de dólares para su puesta en marcha.

“A diferencia de los ladrillos comunes, este producto no requiere de tierra para ser fabricado, ya que está hecho con arena de río, cal, cemento, yeso y polvo de aluminio”, explicó Mariano Brajkovic, arquitecto y director de Brayco. Así, para producir este tipo de ladrillos no se daña la naturaleza, no es necesario destruir árboles o perjudicar suelo fértil.

El HCCA es una tecnología desarrollada originalmente en Suecia y tiene presencia y evolución en el mercado mundial desde hace más de 70 años. El material es un muy buen aislante térmico, por lo que permite ahorrar energía; es resistente y estable frente a incendios y humedad. El proceso de construcción es más rápido que el tradicional porque los ladrillos se apilan en forma precisa y se pueden levantar paredes perfectamente alineadas de manera sencilla. A su vez, requiere menos espesor de mezcla para el pegado entre ladrillo y ladrillo y, por lo tanto, se reduce el tiempo de secado. Además, por sus dimensiones, facilidad de corte, aplicación y la posibilidad de no aplicar revoque grueso, se agilizan aún más los tiempos de obra.