Avances en la negociación con la EFTA

Argentina sigue avanzando en hacer que los productos nacionales puedan venderse fácilmente a más personas en el mundo.


Las negociaciones comerciales para lograr que más productos argentinos estén disponibles en más mercados siguen avanzando. En los últimos meses se han registrado avances en la negociación que el Mercosur está llevando adelante con EFTA, el bloque comercial compuesto por Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein.

Entre el 10 y el 13 de abril se celebró en Buenos Aires la tercera ronda de negociaciones y se espera que la cuarta se lleve a cabo en julio en Ginebra. La cuarta ronda será la oportunidad para hacer el intercambio de ofertas entre los bloques comerciales. Esto significa que las negociaciones empezarán a ser sobre aspectos extremadamente específicos, esencialmente qué es lo que cada bloque está dispuesto a ceder a cambio de obtener concesiones.

EFTA y Mercosur son dos bloques económicos que se pueden complementar y, por lo tanto, existen grandes oportunidades para beneficiarse mutuamente de un acuerdo comercial. Los países que integran la EFTA son mercados pequeños (14 millones de personas en total) pero de un alto poder adquisitivo: tienen el mayor PBI per cápita del mundo (US$78.000). Son economías muy abiertas (más que nada, en el sector industrial) en virtud de su reducido entramado productivo y están extremadamente integradas a las cadenas globales de valor. Sin embargo, cuentan con una muy fuerte protección en mercados agrícolas (su arancel promedio del 32,8% es el doble que el de Canadá y casi el triple que el de la UE y el de los EE.UU.)

El beneficio principal para el Mercosur se concentraría justamente en el acceso a mercado de los productos agrícolas y allí reside la importancia principal de este acuerdo. Las principales ganancias serían en cereales (trigo), carne bovina y sus despojos, quesos (frescos y otros) y en menor medida por uvas y girasol. Es decir, el acuerdo se convertiría en una puerta de acceso al mercado de los productos agrícolas, hoy virtualmente excluidos por las cuotas aplicadas en los países del EFTA.

Además, los países de la EFTA son importantes inversores mundiales, en virtud de que tienen superávits comerciales globales estructurales. El estudio de impacto muestra que los países de América Latina que firmaron con EFTA vieron un incremento dela inversión extranjera de origen suizo.

Suiza y Noruega son dos distinguidos actores en el comercio mundial. Mientras que Suiza es uno de los 10 principales países exportadores e importadores del mundo, Noruega es uno de los principales 25. No obstante, el comercio con Argentina es reducido. Actualmente, el comercio bilateral entre Argentina y la EFTA no es importante, a excepción de un caso particular: las exportaciones de metales primarios a Suiza. En los últimos 3 años, Suiza representó el decimotercer destino de exportación de la Argentina y el cuarto de Europa, con un promedio de US$1.200 millones anuales (2% de las exportaciones totales). Sin embargo, el 95% de esas exportaciones fueron oro y plata en bruto. Suiza es el mayor destino de estos metales, con el 50% de las exportaciones totales de Argentina en ese rubro.