Economía del conocimiento: estrechando los vínculos con Japón

Argentina continúa acercándose a Japón para aumentar la cantidad de inversión de compañías niponas en el país.


Argentina y Japón continúan estrechando vínculos comerciales. En el mes de abril, el secretario de Comercio y el subsecretario de Comercio Internacional viajaron a Tokio para participar en el Comité Bilateral entre Argentina y Japón. Durante la visita se acordó una hoja de ruta con el objetivo de promover las inversiones japonesas en el país, facilitar las exportaciones argentinas e incrementar la cooperación técnica para el desarrollo del comercio de servicios basados en el conocimiento y del comercio electrónico. Esta reunión fue un paso más en el camino que se inició en mayo de 2016 cuando ambos países firmaron un Memorando de Entendimiento y crearon el Comité Bilateral para el Comercio e Inversión.

Argentina ha seguido en los últimos dos años una estrategia de relacionamiento bilateral con actores claves de la economía internacional con el fin de captar inversiones extranjeras y de allanar el camino para potenciales acuerdos comerciales. Estrechar los lazos con los países protagonistas de la economía mundial es clave en la estrategia de inserción inteligente de Argentina ya que permite aumentar la credibilidad del país e incrementar sus oportunidades comerciales.

Los pasos dados hasta ahora en la relación con Japón son promisorios. El avance en el acuerdo nos permitirá familiarizarnos con las mejores prácticas y políticas llevadas adelante por Japón para fomentar el crecimiento del comercio electrónico. Esto es particularmente relevante para la estrategia de Argentina, que es uno de los países en desarrollo con el mayor nivel de apertura comercial en el sector servicios. En las últimas décadas, las exportaciones de servicios basados en el conocimiento fueron extremadamente dinámicas y se convirtieron en el cuarto sector exportador de la Argentina (detrás de soja, cereales y la cadena automotriz). El dinamismo y eficiencia del sector es evidente por el hecho de que cuatro de los seis unicornios de América Latina (empresas tecnológicas valuadas en más de US$1.000 millones) surgieron en Argentina.

Asimismo, se espera que se establezca un sistema de cooperación y colaboración que tienda a conectar empresas argentinas y japonesas. Esto permitirá que las firmas japonesas conozcan el capital humano disponible en Argentina y, de esta manera, aumentar las posibilidades de inversiones de Japón en el país. Tanto Argentina como Japón son referentes en el desarrollo de software y videojuegos y Argentina podría ser un hub para la provisión de servicios de empresas japonesas al resto de Latinoamérica.

Japón es el país con el sexto stock de inversión extranjera directa (IED) en el mundo y cerca del 5% de la IED global corresponde a empresas japonesas. Asimismo, entre 2013 y 2015 Japón fue el cuarto mayor generador de IED a nivel global. A pesar de esto, Argentina solo captura una limitada porción de estas inversiones, unos valores que son pequeños incluso en relación con otros países en la región. Actualmente, el stock de IED japonesa en Argentina es baja (US$700 millones, solo representa el 1% del total del país). De hecho, hasta 2015 hubo un proceso de desinversión japonesa en el país: mientras que en 2010 había 125 compañías operando en Argentina, hoy son solo 74. Este tipo de acciones buscan revertir esa tendencia y reposicionar a Argentina en el mapa de inversiones de Japón.

Con el propósito de revertir esta tendencia y reposicionar a la Argentina en el mapa de inversiones de Japón, ambos países han negociado (desde mediados de 2016) un Tratado Bilateral de Inversiones, que ya se encuentra en su etapa final. El texto del acuerdo ya está cerrado y en proceso de legal scrubbing (es decir, sólo restan ajustes gramaticales menores), y las partes han avanzado en la elaboración de sus anexos de reservas. Se espera que el acuerdo esté listo para la firma a finales de 2018.