AgTech: se consolida el potencial externo de un sector innovador

La combinación de acciones del gobierno y del sector privado está contribuyendo a dar visibilidad a empresas argentinas con potencial para liderar nichos de mercados regionales y globales.


Uno de los ejes de la estrategia de inserción inteligente de la Argentina es encontrar nichos de mercados en el mundo en los que las empresas argentinas puedan vender productos de alto valor agregado. Esto no solo permite que las empresas se beneficien directamente de la explotación de nuevos mercados: contribuye también a que otras empresas aprendan y sigan ese camino para internacionalizarse. Además, exportar a nuevos mercados significa una mayor diversificación y por tanto menor volatilidad de las exportaciones, con sus positivos efectos en la economía del país. En este marco, diversas áreas del gobierno argentino, incluyendo al Ministerio de Producción, coordinaron y participaron entre el 6 y el 10 de agosto de la semana de actividades afines a la industria del AgTech (tecnología y servicios basados en el conocimiento aplicados a la agricultura) que apunta a posicionar a nuestro país como referente mundial de talento y creatividad en el sector.

El sector AgTech, en el que se combinan la agricultura, la tecnología y los servicios basados en el conocimiento (SBC), es uno de los sectores con gran potencial de la economía argentina. Con 53% del territorio cultivable, el agro es el principal complejo exportador de nuestro país, seguido por la industria automotriz y de los SBCs, que son el tercer polo exportador. En la conjunción de estos dos motores de desarrollo, agro y SBC, emerge la industria del AgTech. El potencial de crecimiento es enorme si tenemos en cuenta que la agricultura es uno de los sectores con menor digitalización a nivel mundial. Argentina tiene capacidades distintivas para su desarrollo: al talento, la cultura emprendedora y empresas con gran capacidad innovadora se suma un potente sector agrícola con formación y conocimiento en tecnología. Asimismo, cuenta con un importante soporte de políticas públicas como la Ley de Emprendedores o la Ley PyME que favorecen el desarrollo del sector.

La creciente demanda de alimentos en el mundo exige mejorar la productividad y competitividad en el campo a través de la tecnología y el desarrollo de procesos innovadores que aumenten los rendimientos y la eficiencia del uso sostenible de los recursos naturales. Según estimaciones de la FAO, la productividad de la agricultura aumentará en la próxima década obteniéndose más producción con la superficie utilizada prácticamente constante. Según la agencia internacional, la producción de trigo y soja aumentara en la próxima década cerca de 10% y la mayor parte de ese incremento provendrá de aumentos de productividad. Para mantener las ventajas competitivas la adopción de nuevas tecnologías es fundamental.

 

Tres casos exitosos potenciados

Aunque la adopción de tecnología digital en el agro en Argentina está siendo lenta (no así la tecnología mecánica que está en la frontera de producción), la cantidad de empresas que están surgiendo, consolidándose y expandiendo gracias a la conjunción de inversores y planes gubernamentales hace que el panorama sea alentador. Entre ellos se destacan Auravant, Beeflow y Kilimo.

Auravant es una empresa de Big Data para el agro que acompaña a los productores agrícolas durante toda la campaña con alertas sobre su campo y con herramientas para realizar agricultura de precisión. Tiene más de 3.000 usuarios en 22 países del mundo y ayuda a productores en casi dos millones de hectáreas. La semana de Agtech, con eventos en Santa Fe y Córdoba, le sirvió para acelerar la búsqueda de inversores para profundizar su proceso de internacionalización.

Para Beeflow, una empresa que se dedica a los servicios de polinización profesionales, la semana AgTech sirvió para fortalecer el eco-sistema local y para dar visibilidad a los empresarios extranjeros del potencial de algunas empresas argentinas. Con experiencia con productores de kiwi en Mar del Plata, almendra en Mendoza, arándanos en Concordia y manzanas en el Alto Valle del Río Negro, la firma se encuentra en la frontera mundial de la tecnología de la polinización (el incremento de los rindes de algunos productos puede alcanzar el 90%). El próximo paso es concretar negocios en el cultivo de arándano en California.

Kilimo desarrolló una plataforma para el manejo eficiente de riego que, mediante datos satelitales, climáticos y muestras de suelo, recomienda al productor cuándo y cuánto regar cada cultivo. Además de Argentina, la empresa tiene clientes en Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay, y próximamente operarán también con productores en los Estados Unidos y Perú. Con esta tecnología que lleva a mejoras en los rendimientos de hasta un 30% y en la eficiencia del uso del agua de hasta un 70%, Kilimo considera que la Semana AgTech contribuye a dotar a la Argentina de una marca país en el sector y que inversores y productores externos asocien a la Argentina con este dinámico y pujante mercado.