Nuevos rumbos para las negociaciones

Gracias a los avances con Singapur, Corea del Sur y la Alianza del Pacífico, Argentina sigue avanzando para que los productos y servicios nacionales lleguen a cada vez más personas en todo el mundo.


Argentina sigue avanzando hacia vínculos bilaterales y regionales estratégicos con actores claves del comercio mundial. Además del acuerdo con Colombia, se han logrado destacados avances en otras tres negociaciones durante este primer semestre. Por un lado, se están afianzando los lazos con Singapur: el Mercosur está negociando un acuerdo de libre comercio y estamos en la recta final para la firma de un Tratado Bilateral de Inversiones (TBI) entre Argentina y Singapur. En segundo lugar, se lanzaron las negociaciones MERCOSUR-Corea del Sur. Finalmente, la declaración de presidentes MERCOSUR-Alianza del Pacífico completa la hoja de ruta para expandir los acuerdos comerciales y diversificar y expandir las exportaciones y las oportunidades para empresas y trabajadores argentinos.

Singapur es un centro financiero global muy sólido (lo que es clave para el financiamiento de la inversión extranjera directa) y un centro logístico regional clave en el sudeste asiático. En 2015, sus importaciones per cápita fueron las segundas mayores del mundo (solo detrás de Hong Kong). Sin embargo, actualmente Argentina solo suministra el 0,2% de sus importaciones totales. Los pequeños vínculos entre las dos economías también se reflejan en el escaso interés que la economía argentina ha despertado para inversores de Singapur. A pesar de que Singapur es uno de los principales emisores mundiales de inversión extranjera directa, no presenta inversiones significativas en Argentina. Con las negociaciones en marcha se buscar revertir ambas tendencias.

La declaración de presidentes MERCOSUR-Alianza del Pacífico es otro hito en el camino de impulsar la integración regional y afrontar los desafíos globales. El propósito es trabajar sobre las temáticas que más beneficios pueden traer: cadenas regionales de valor y acumulación de origen; facilitación del comercio y ventanillas únicas de comercio exterior; cooperación aduanera, promoción comercial y PyMEs; y barreras no arancelarias. Teniendo en cuenta las nuevas características de la economía internacional, las negociaciones buscan capturar los temas que son relevantes para los tratados de comercio del siglo XXI, como comercio en servicios, comercio electrónico, propiedad intelectual y compras públicas, entre otros.

Por último, las negociaciones del MERCOSUR con Corea se lanzaron el 25 de mayo y la primera ronda se llevará a cabo en Montevideo en septiembre. Con el acuerdo se busca promover la liberalización bilateral de bienes, servicios e inversiones. El intercambio comercial entre Argentina y Corea representa solo el uno por ciento del comercio total argentino. Es esperable que el acercamiento entre nuestro bloque y Corea ayude a aumentar ese valor.

En conjunto, estos avances apuntalan el proceso de integración de Argentina con proyección regional y mundial. Esto es una de las claves para crear empleos de calidad y poner al país en la senda del desarrollo sostenible.