Válvulas argentinas que llegan a todo el mundo

Exportar permite que nuestros productos lleguen a nuevos mercados y aprovechar los beneficios del acceso a una demanda dispuesta a pagar por productos argentinos de calidad.


Argentina se destaca en las exportaciones del sector automotor. Se exportan cajas de cambio a Italia, filtros de aire a los cinco continentes, amortiguadores y aros para pistones a Alemania, autopartes a México, Chile, España, EEUU, Sudáfrica.

Muchas empresas continúan creciendo. Entre ellas la empresa Basso S.A., una PyMe argentina que se dedica a la producción de válvulas para motores de autos, con casi 60 años de trayectoria ubicada en la ciudad de Rafaela, Santa Fe. En la actualidad cuenta con 3 plantas, emplea alrededor de 1.000 personas y exporta más del 85% de su producción. Las exportaciones le permitieron aumentar la escala de producción y exigieron mantener estándares de calidad elevados que le sirvieron para convertirse en proveedor de las marcas de automóviles más importantes como Ferrari, Ford, John Deere y Kawasaki.

Ya en 1971 realizó su primera exportación destinada al mercado de reposición uruguayo y desde ahí, a través de círculos concéntricos, fue conquistando mercados en países limítrofes alcanzando toda América Latina, Europa y los Estados Unidos, mercado en el que cumplió más de 30 años de trayectoria. Hoy sus exportaciones llegan a 33 países en los cinco continentes. En 2001, la creación de una dependencia de la aduana argentina en Rafaela, resultado de los esfuerzos de los funcionarios municipales y empresarios de la ciudad, resultó fundamental para mejorar la logística de Basso S.A., asegurando la entrega oportuna de sus válvulas a clientes de todo el mundo. En la actualidad, la marca Valvulas 3B se consolidó como líder en el mercado nacional e internacional de reposición, a través de una amplia red de distribución, una planificación logística dinámica y un sólido servicio de asistencia técnica. Durante el último año logró colocar despachos en mercados poco convencionales para el autopartismo argentino como en China e India, de la mano de un gigante agrícola, John Deere, a quien abastece desde 2001 en su planta de Granadero Baigorria y a la que se sumaron a través del tiempo México, Estados Unidos y Francia.

Días atrás la secretaria Marisa Bircher mantuvo un encuentro con la empresa Basso en pos de trabajar conjuntamente en materia de comercio internacional. En la jornada fueron presentadas las herramientas de la Secretaría de Comercio Exterior con el objetivo de aumentar y diversificar la oferta exportable y llevar los productos argentinos a más mercados del mundo.

La integración es un canal importante para la difusión de tecnologías y el acceso a insumos. Las nuevas técnicas se transfieren a través del comercio con un efecto positivo en las economías emergentes permitiéndoles aprovechar e incorporar nuevos conocimientos y tecnologías a sus procesos productivos. De esta manera, las empresas de los países integrados al mundo logran ampliar su capacidad de innovación e incrementar la tasa de productividad laboral.