Capacitación virtual sobre tecnologías para mejorar la productividad

A través del Aula Virtual se expusieron los beneficios de invertir en innovación y servicios tecnológicos para potenciar empresas y la forma de acceder a beneficios fiscales.


En la capacitación el Director de Aplicación de Política Industrial, Pablo Pejlatowicz, brindó asesoramiento sobre el Régimen de incentivo a la cadena de valor de bienes de capital y comentó sobre el beneficio, que es un reintegro fiscal que les sirve para pagar impuestos, tributos aduaneros, nacionales; se trata de un reintegro a la venta de bienes de capital con producción nacional. Y comunicó la novedad de este año, que es la innovación en el diseño de la línea de producción (automatización, software, industria 4.0, entre otros), explicando así, sobre cómo profesionalizar las inversiones que las empresas realizan, para posicionarlas de acá a 5 o 10 años. Asimismo, explicó que pueden obtener un asesoramiento profesional de acuerdo a las necesidades de cada empresa y sector, a través de este beneficio, con un reintegro (por porcentaje) de las facturas de servicios tecnológicos adquiridos (ejemplo: prototipado, ensayos, impresiones 3D, diagnósticos, entre otros). 

Por su parte, del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) estuvieron presentes Juan Carlos Najul, de la Gerencia Operativa de Asistencia Regional junto a Javier Piazzese, Gerente Operativo de Servicios industriales, para comentar sobre los servicios tecnológicos que ofrece el INTI. Expusieron información acerca de las herramientas de gestión para aumentar la competitividad industrial de la cadena de valor y detallaron los  6 servicios que ofrecen: de mejora continua, con el método Kaizen Asociativo (es transferencia de conocimiento); productividad e industria 4.0, servicios avanzados de ingeniería; plataforma para desarrollo y gestión de proveedores, metrología e infraestructura de calidad, desarrollos tecnológicos  e innovación. 

Y Pablo Bercovich, Coordinador del Plan Nacional de Diseño, presentó el Sello Buen Diseño, la herramienta que tiene nueve años de trayectoria, cuyos beneficiarios son Cooperativas, micro, medianas y pequeñas empresas, de sectores más blandos (indumentaria, juguete, calzado) pero también dentro de los beneficiados hay bienes de capital y grandes productos industriales (equipamiento médico, maquinaria agrícola). Presentó al diseño como una herramienta estratégica, que debe estar presente no solo en los últimos eslabones de la cadena productiva sino sobre todo al comienzo, en la estrategia, en la creación del modelo de negocio, son procesos más eficientes, desarrollo de material y es pensar el producto de manera estratégica. Con ejemplos de inversión mostró cómo una pequeña inversión que hace la empresa, empieza a llegar a la decisión de un comprador y de usabilidad, la importancia del diseño es la que más crece. Es una herramienta de bajo costo y tiene un resultado potencial muy bueno. El diseño presente en todos los eslabones como estrategia para mejorar la calidad, para mejorar los grados de innovación y generar productividad en todos los procesos y productos. Y explicó sobre la asistencia técnica de diseño en las empresas, como Nodos de innovación territorial, una herramienta que trabaja con cámaras y con instituciones intermedias de territorio, donde rastrean necesidades de algún sector y territorio específico, como por ejemplo: equipamiento médico en Córdoba, juguetes en la provincia de Buenos Aires, para luego de esas necesidades las empresas los contactan para utilizar la herramienta Pymes D, que es una asistencia técnica que brinda el plan para desarrollos de producto o de comunicación estratégica.